Inicio
Optometría
Opto. comportamental
Examen optométrico
Anomalias
Error Refractivo
Anomalía Binocular
Ambliopía
Estrabismo
Tratamiento
Contactología
Audiología
Terapia Visual
Terapia Bérard
Biblioteca
Productos
Catálogo
Cerca de ti

AMBLIOPÍA

La ambliopía, también llamada ojo perezoso u ojo vago, se define como una disminución de la agudeza visual sin que exista ninguna lesión orgánica que la justifique. Puede existir algún defecto en el ojo por ejemplo una miopía, pero este no justifica la pérdida de visión. Generalmente la afectación es unilateral y se produce como consecuencia de falta de estimulación visual adecuada durante el período crítico de desarrollo visual, lo que afecta a los mecanismos neuronales encargados de la visión. Está presente en un 4% de la población.

Es posible que la ambliopía afecte a ambos ojos, si ambos han sufrido un periodo largo de privación visual. Ello puede ocurrir cuando existe una catarata congénita que afecte a ambos ojos (opacidad del cristalino presente en el nacimiento que impide la visión). Si se realiza una intervención quirúrgica temprana para eliminar la catarata, el niño podrá alcanzar una buena visión, pero si la intervención es tardía, después de que transcurra el periodo madurativo de desarrollo visual, la cirugía de la catarata no servirá para mejorar la capacidad visual, pues el cerebro no es capaz de procesar los estímulos visuales, por lo que el déficit de visión sería en este último ejemplo muy difícil de corregir (terapia visual). Es muy importante la revisión ocular en edades tempranas.

Los principales motivos que provocan ambliopía son, o bien un estrabismo u ojo desviado, o bien una anisometropía, que es una diferencia de graduación muy elevada entre ambos ojos. Por esto mismo, en la mayoría de los casos existe un defecto de refracción (miopía, hipermetropía o astigmatismo) asimétrico que no ha sido detectado o corregido en la niñez. Cuando la diferencia de capacidad visual entre ambos ojos es importante, el niño utiliza únicamente el ojo de mayor capacidad, mientras que el contrario acaba por quedar anulado funcionalmente, aunque su estructura física permanezca intacta.

El tratamiento más común es reforzar las habilidades visuales de ese ojo con terapia visual y luego trabajar la visión binocular para que los dos ojos sean un equipo y trabajen como tal.

 

 


Óptica Bellreguard  |  opticabellreguard@gmail.com