Inicio
Optometría
Opto. comportamental
Examen optométrico
Anomalias
Tratamiento
Contactología
Audiología
Terapia Visual
Terapia Bérard
Biblioteca
Productos
Catálogo
Cerca de ti

OPTOMETRÍA COMPORTAMENTAL

Desde los orígenes del hombre, nuestro sistema visual "está hecho" para mirar de lejos (cazar, pescar, comprobar si se acercaba el enemigo...). Pero desde que el ser humano empezó a evolucionar (pintar en las cavernas), el sistema visual empezó a sufrir los inconvenientes de ese desarrollo del ser humano como ser inteligente. Así, en el último siglo, las tareas de cerca han ocupado gran parte de nuestro tiempo (tanto en ocio como en trabajo o estudio), creándose un estrés visual y síntomas de fatiga. Simplemente tenemos que fijarnos en que nuestros abuelos no hacían las mismas actividades que nuestros niños de hoy en día. Los deberes, muchas de las actividades extraescolares, las consolas, los ordenadores, la televisión,... Todo eso hace que los niños jueguen menos en la calle, corran menos, y en definitiva, miren menos de lejos; y con ello, no relajen en ningún momento su sistema visual.

Pero cuando un sistema sensorial se fatiga o no funciona bien, altera los demás. Cabe pensar que como los ciegos al no ver o no ver bien, otros sentidos se desarrollan, aquí pasaría lo mismo; PUES NO. En el caso del estrés visual, no se desarrollan más el resto de los sentidos, sino que también fallan. Porque se produce un desequilibrio entre todos ellos.

Así, un optometrista comportamental, como los que encontrará en nuestro centro, evalúa y trata un problema de visión relacionándolo con el resto de los sentidos. El examen visual que se ofrece es muy completo y diferente a otros exámenes visuales. Evalúa si la visión funciona bien, y si la relación entre todos los sentidos está en equilibrio. En caso negativo, valora si ese equilibrio se puede restablecer desde la visión. Para lograrlo, emplea diferentes terapias. 

Los optometristas comportamentales, evalúan, diagnostican y tratan el sistema visual como parte integrante del organismo, considerando a la persona en su conjunto.

Así pues es muy útil saber la diferencia sutil entre vista y visión.

La vista es la capacidad que tenemos para ver nítidos los objetos a diferentes distancias. Es una cualidad medible. La visión la podemos definir como el conjunto de habilidades necesarias para identificar, interpretar y comprender lo que vemos. Ya que no nos sirve sólo con saber que lo que vemos, sino también interpretar lo que es y como influye en nuestro entorno.

Para ser conscientes de nuestro entorno debemos diferenciar entre mirar y ver. Miramos con los ojos, pero vemos con el cerebro.


Óptica Bellreguard  |  opticabellreguard@gmail.com