Inicio
Optometría
Contactología
Audiología
Terapia Visual
Terapia Bérard
Biblioteca
Productos
Audífonos
Frailes
Gafas de protección
Gafa deportiva
Meteorología
Orientación
Tapones de baño
Telescopios
Catálogo
Cerca de ti

TELESCOPIOS

Son muchas las personas que deciden adquirir un telescopio para adentrarse en los misterios del Universo. Pero con frecuencia se sienten desengañados al comprobar que el instrumento no les sirve para aquello que esperaban.

Antes que todo hay que conocer las posibilidades de un telescopio comercial y sobre todo hay que aprender la mecánica y "la geografía" del cielo. Al igual que antes de obtener el permiso para conducir un vehículo hay que dominar un poco las normas de tráfico, para transitar las rutas espaciales conviene tomar unas clases de "astroescuela". Sólo de esta forma nuestra aventura no acabará en siniestro total.

El aprendizaje de todas formas ha de ser autodidacta ya que evidentemente no hay academias de observación astronómica. De todas formas nos pueden ayudar bastante si contamos con una agrupación astronómica a la que pedir asesoramiento.

Tras meses y años de adquirir (y sobre todo leer) libros y revistas de astronomía práctica, el alumno recibe los conocimentos teóricos suficientes, que deben ser completados con unas sesiones prácticas admirando el cielo a simple vista ó con unos prismáticos. Estas sesiones deben estar repartidas a lo largo de varios meses para apreciar los cambios en el firmamento nocturno y conocer las distintas constelaciones y planetas.

Terminada esta fase el alumno debe informarse de las distintas posibilidades para adquirir el telescopio y en ello podemos ayudarle en Óptica Bellreguard.

Según el tipo de objetivo los telescopios se clasifican en:

  • REFRACTORES: cuando el objetivo es una gran lente situada en el extremo anterior del tubo. Su aspecto es el más parecido a un anteojo clásico: son largos y relativamente estrechos. Los refractores son telescopios más sencillos de manejar y transportar que los reflectores. A igualdad de precio sus prestaciones son inferiores pero su calidad suele ser superior. Son el tipo más adecuado para el observador principiante.
  • REFLECTORES: el objetivo es un espejo cóncavo situado en el extremo posterior del tubo y la abertura del mismo está ocupada por el soporte de un pequeño espejo secundario. Aunque hay varios tipos, el más extendido es el sistema Newton. Suelen ser más cortos y anchos. El ocular (por donde se mira) está cercano a la boca del tubo y sale perpendicular al mismo. Los reflectores suelen ser algo más voluminosos y su configuración hace que su manejo sea menos intuitivo. Gracias a que su diámetro es superior al de los refractores permiten apreciar más detalles si se usan apropiadamente. Son el tipo favorito de los aficionados con aspiraciones de hacer observaciones más completas.
  • CATADIOPTRICOS: el objetivo es un espejo cóncavo pero en la abertura hay una lente correctora que sostiene además un espejo secundario. El tubo es ancho y corto, el ocular va situado en el extremo posterior a la lente.Los catadióptricos generalmente son instrumentos potentes y de alta calidad que gracias a un diseño más complejo gozan de un tamaño compacto y por tanto más fácil de transportar y manejar. Están disponibles además en versiones computerizadas que proporcionan sorprendentes prestaciones. Su precio es también bastante superior al de los otros tipos. Están indicados para el observador experimentado que está dispuesto a hacer una inversión importante para facilitar observaciones avanzadas o que requieran transportar el instrumento.

A la hora de elegir el sistema óptico del telescopio hay que reconocer que cualquiera de los tres tipos puede ser de excelente calidad, pero nos decidiremos por uno ú otro según el presupuesto y el nivel de conocimientos del usuario.

       

Telescopio Konuspace-4

 

Telescopio MOTORMAX-130

 

Telescopio KONUSKY-200 MOTOR

 

 

 


Óptica Bellreguard  |  opticabellreguard@gmail.com